El pasado sábado 5 de octubre se celebró el aniversario de este monumento budista con la presencia de la alcaldesa de Benalmádena Paloma García Gálvez, el maestro budista Khempo Ngedon y Margarita Lehnert (actual directora de la Stupa).

Múltiples talleres amenizaron un día en el que hubo charlas, meditaciones y almuerzo al que acudieron más de un centenar de personas.

La stupa (a parte de ser un templo budista para la práctica de meditación) es también un monumento muy visitado en Benalmádena, pues múltiples curiosos de todo el mundo pueden acercarse y conocer una filosofía muy atractiva: el Budismo tibetano.

Las stupas representan la Iluminación de los Budas; se consideran un monumento con una influencia espiritual muy fuerte sobre la región donde se sitúan. Las primeras fueron construidas en Asia pero desde hace ya algunos años se ven también en occidente.

En el interior de la stupa se introducen reliquias de grandes maestros, enseñanzas budistas, estatuas de Buda… todo desde su diseño a su construcción es un arte que debe ser dirigido por grandes maestros especialistas en este campo.

Existen ocho tipos de stupas que difieren en su significado (diferentes etapas de la vida de Buda) y en su forma. Se diferencian en sus anillos centrales.

Cada sección de la stupa tiene un significado concreto, este es quizás algo complejo de entender para personas que no hayan practicado y estudiado algo de Budismo, pero en general podemos decir que representan los cinco elementos que componen todo cuanto existe en el espacio:

La parte cuadrada, que se conoce como trono, es el elemento tierra
La parte redonda, que se conoce como vasija, es el elemento agua
La parte triangular, que se conoce como corona, es el elemento fuego
El parasol representa el elemento viento
La joya representa el espacio

Para más información acerca de la Estupa, podéis visitar:

http://www.stupabenalmadena.org/es/

 

Autora: Sara Suárez