Karma significa causa y efecto. No significa destino. El entendimiento de que cada uno de nosotros es responsable por su propia vida permite que generemos impresiones positivas de forma consciente.

Esto trae felicidad y nos ayuda a evitar las causas de futuro sufrimiento. Los estados mentales positivos pueden fortalecerse de forma efectiva a través de los métodos del Camino del Diamante, mientras que las impresiones negativas que están esperando madurar pueden transformarse en sabiduría.