El Buda enseña sobre la existencia última y la existencia condicionada. Este entendimiento hace que la experiencia de la felicidad última sea posible. El Budismo no proclama dogmas, sino que alienta el cuestionamiento crítico.

A través del uso de las meditaciones, el entendimiento intelectual de las enseñanzas se convierte en una experiencia personal.

Métodos adicionales ayudan a solidificar lo alcanzado en meditación. La meta de las enseñanzas del Buda es el completo desarrollo del potencial innato del cuerpo, el habla y la mente.