July 6, 2012 - Tenovice, Czech Republic

El día esperado llegó, y Lama Ole Nydahl acudió a su cita para impartir sus magistrales enseñanzas en Tenovice (República Checa) congregando, una vez más, a miles de seguidores y estudiantes. Una de las misiones que tiene Lama Ole es transmitir la pura bendición del linaje; unas enseñanzas que viajan junto al Lama por diferentes ciudades del mundo. Estos invalorables conocimientos espirituales son la fuente de la que beben miles de personas, quienes se acercan a su ‘yo’ más interior, a través de la meditación, mantras y conferencias.

En esta ocasión, Ole Nydahl estuvo acompañado de Sherab Gyaltsen Rinpoche; un Lama altamente respetado del linaje ‘Kagyu’. Rinpoche tiene la habilidad de dejar unas profundas huellas en aquellos afortunados que tienen el privilegio de escucharlo, ya que sus enseñanzas se difunden con consejos prácticos, historias, así como numerosas técnicas tántricas. A priori, Lama Ole Nydahl dio una charla introductoria enfocada en la meditación budista a una audiencia totalmente entregada y a su vez emocionada. La capacidad única que tiene Ole Nydahl para extraer la esencia de las enseñanzas regaladas por Buda y su don de servirlo, de una manera poco ortodoxa, genera su comprensión en el mundo occidental moderno.
Por su parte, Rinpoche consiguió que sus sabias palabras conectaran directamente con todos los asistentes. La nueva publicación del libro ‘La vida del Marpa’ fue el hilo conductor de su charla dando paso, posteriormente, al empoderamiento de la ‘Blanca Liberatrice’; despertando los sentimientos, sensibilidad y emoción de todos los presentes. Tenovice fue el escenario elegido para que tanto Sherab Gyaltsen Rinpoche como Lama Ole compartieran con las miles de personas sus enseñanzas, así como el fortalecimiento sobre el ‘Marpa’. La jornada de enseñanza puso su punto y final con las lecciones budista otorgadas por Ole Nydahl y la promesa de Bodhisattva. Finalmente, el maestro agradeció -una vez más- la entrega de todos los asistentes, quienes se sumergieron en el océano infinito del conocimiento, pensamiento y práctica budista.
Según argumentó el propio Lama Ole, “Buda no es una cuestión de fe; no es un dios, es un amigo. El descubrió cómo funciona la ley de causa y efecto, cómo podemos desarrollar una vida interior más plena y cómo podemos mantener una visión o postura donde todo es más valioso y fascinante”.